domingo, 16 de septiembre de 2007

LAS MATEMÁTICAS, DE LA FORMALIZACIÓN A LA CONTEXTUALIZACIÓN

ACTO No. 20


PRESENTA: Las matemáticas, de la formalización a la contextualización
LUGAR ACADÉMICO: Grupo GEMA (Grupo de Estudios Matemáticos del INTEP)
FECHA DE ELABORACIÓN Y APLICACIÓN: Marzo 21 de 2002

Se publica en el periódico ó boletín del Grupo GEMA, buscando la promoción de la reflexión sobre: cómo acercar y significar las matemáticas formales de la Escuela en mayúsculas, contextualizando estos saberes con las realidades, intereses y particularidades de los estudiantes.

En el micro-ensayo se busca, crear conciencia en la Escuela y en todos los niveles (básica-media-técnica-superior) de la educación que la significación y el sentido se concreta cuando las matemáticas formales, consultan de alguna forma las creencias, los contextos y las intuiciones que se dan en la iteración del maestr@- estudiante-contexto.

Es una reflexión que invita a ver la etnomatemática como una salida importante y significativa en la apropiación real del saber matemático en el aula.
LAS MATEMÁTICAS DE LA FORMALIZACIÓN A LA CONTEXTUALIZACIÓN


Hoy en día en las instituciones educativas a nivel básico o medio, los maestros(as) nos preocupamos, al menos en el decir de la necesidad de enseñar las matemáticas, de tal forma que les permita a los estudiantes acceder a la educación superior y claro si es posible a universidades del sector oficial, por su calidad y proyección académica.

Lo anterior es importante, pero creo que más que eso, es, la provisión y formación de saberes y valores que atiendan y satisfagan las necesidades, intereses y problemas reales de los estudiantes.

En la disciplina de las matemáticas, ésta se enseña dentro de un currículo académico, formalista e individualista, el cual, su diseño responde a la intención de la institución educativa, para que los estudiantes continúen estudios universitarios, pero pareciera ser que es una visión muy parcial y sesgada, ya que lo que se requiere es educar en matemáticas, teniendo presente, las necesidades y los problemas contextuales, haciendo de ella una motivación para los estudiantes y una forma de iniciar la investigación para los maestros(as).

Se busca la orientación de unas matemáticas que de alguna forma, permitan el desarrollo del espíritu crítico y científico en cada individuo (maestro estudiante) y para que éste se dé se requiere según Freire el desarrollo de una conciencia crítica, de tal forma que se vuelva consciente de su realidad social y pueda actuar en consecuencia para transformarla ó si es posible actuar sobre ella para cambiarla. Es necesario entonces, para alcanzar lo anterior que en el sector educativo, se le de confianza al conocimiento de la tienda, de la calle, de la microempresa y que luego en una relación biunívoca (contexto escuela) se valide y se organice todo aquel conocimiento que tenga significación, ya que la confiabilidad es una categoría empírica, pero la validez es una categoría lógica y propia del conocimiento científico.

La creencia fundamental y básica que debemos tener los maestros(as) acerca de las matemáticas es la de que ésta, es parte esencial en nuestra vida y es un instrumento y herramienta que sirve para “enseñar a pensar” y una forma poderosa de comunicación, que integradas nos ayudan a entender muchas situaciones que se vivencian por fuera del contexto escolar (mundo de la vida) pero que son necesarias escolarizarlas con el fin de poder interpretarlas, comprenderlas y tomar decisiones que busquen mejorar la calidad de vida de los individuos y de la comunidad, en la cual se desarrolla la situación y el conocimiento matemático.

Una de las grandes preocupaciones de nosotros los maestros(as) es la formación mecánica y algorítmica de los estudiantes en matemáticas, sin poner énfasis en el razonamiento y sin la necesaria correlación con situaciones de la vida real, esto significa, unas matemáticas sin sentido, ni significación, que hacen en los estudiantes fobias y aversiones hacia aspectos matemáticos que se podrían enseñar y aprehender desde la comprensión y la conceptualización matemática. Dicho de otra forma ¿qué sentido y significación tiene para un estudiante aprender a sumar, multiplicar y/o dividir fracciones (Q) y/o (Z) en forma abstracta sin ni siquiera está en la capacidad de identificar conceptos y/o aplicar una operación con fracciones o enteros?

En general se requiere validar el conocimiento etnomatemático de los estudiantes, es decir el conocimiento que usamos en nuestro diario vivir y el uso de modelos que estudiantes crean para manipular cantidades, los cuales deben ser planteados, discutidos y utilizados en el aula de clases y relacionarlos con otros saberes institucionales como los sistemas, las humanidades, la economía, la estadística, etc.